Cómo fidelizar a tus clientes con la ayuda de la inteligencia artificial

Marzo 18, 2021 | Livebeep | SOBRE MARKETING, CONVERSIÓN ONLINE Y NEGOCIO

¿Has pensado en utilizar un chatbot para fidelizar clientes? Si la respuesta es que no, te explicamos por qué deberías valorar esta opción. Uno de los motivos principales es que, en la actualidad, la inteligencia artificial es puntera en ofrecer este tipo de recursos. Principalmente, porque es una forma rápida y automática de mejorar, y mucho, la relación que tengas con tu público.



¿En qué consiste la fidelización?

Podemos entenderla como la ganancia de clientes que previamente han comprado o adquirido algo de tu marca. Cuando los contactos que hayan podido tener con tu empresa son positivos y se empieza a labrar una especie de confianza por parte del cliente, se puede hablar de fidelización. Como te podrás imaginar, este es un objetivo crucial de cualquier negocio. Ten en cuenta que conseguir un cliente nuevo siempre es mucho más difícil y costoso que retener o mantener a uno que ya hayas tenido. Con tus clientes antiguos no es necesaria una inversión en publicidad, ni atraerlos con ofertas, pues ya saben lo que ofreces y les convence. Bastaría con mantener una buena relación con ellos en la que no se rompa ni el buen trato ni en la que se quiebre la confianza. Y, sin duda, la inteligencia artificial te puede ayudar para este objetivo.



¿Qué usos le puedes dar a la inteligencia artificial?

Como verás, la IA te ofrece más de un recurso interesante.

Automatizar tareas sencillas

Con un ejemplo podrás identificarlo perfectamente. En la actualidad, la venta online se ha disparado. Muchas empresas, especialmente las que más cuidan la fidelización, envían un mail totalmente personalizado después de cada compra o transacción. Este mensaje tiene el nombre del cliente, aquello que haya comprado y, además, se agradece su inversión y se explican una serie de aspectos pertinentes sobre el producto que tenga que saber. Este tipo de correos formarían parte de esa automatización de tareas sencillas en la que te puede ayudar la IA. Son pequeños detalles que no van a ayudar a que directamente vendas más, pero sí que tienen la capacidad de generar simpatía y despertar confianza. Así, automatizando las tareas más simples y repetitivas, te puedes ahorrar mucho tiempo y mejorar tu relación con los clientes.

Mejorar los patrones

Vamos a ilustrarlo con otro caso práctico. A un cliente que esté suscrito a tu newsletter se le puede suponer, en principio, cierto grado de fidelización o interés. Probablemente, antes haya comprado en tu página o visitado tu web. Con la IA puedes aprovechar todo ese rastro que ha dejado en sus búsquedas para identificar un patrón de compra (qué productos o servicios le pueden interesar). Así, al enviarle la newsletter, puedes hacerlo de forma personalizada, incluyendo las novedades de productos que ya sabes previamente que le pueden interesar, porque son las que suele visitar. Este es un ejemplo perfecto de cómo el uso de datos está empezando a entrar con fuerza en las estrategias de venta de las empresas. En este caso, la IA sí que te puede ayudar a vender más, pero también fideliza, porque así tus clientes potenciales se pueden centrar solo en lo que de verdad les interesa, y no les bombardeas con una publicidad innecesaria que, probablemente, les termine agobiando y causando rechazo.

Uso del chatbot

Este es otro mecanismo muy útil en la inteligencia artificial. Piensa lo siguiente: fidelizar va más allá del trato correcto con tus clientes. Significa, también, anticipar sus dudas de la mejor forma posible y, cuanto más rápido, mejor; sin que importen la hora ni el momento. Imagínate este caso: un consumidor tiene una duda acerca de cómo utilizar un producto que le facilitaste, y te envía esa pregunta por mail, o cualquier otra vía, pero no le contestas, por cualquier motivo, o bien tardas en hacerlo algunas horas. Lo que hará, obviamente, será ir a internet a buscar la respuesta, y lo más probable es que se encuentre con alguna empresa de tu competencia que sí le explique cómo lo tiene que hacer y de qué manera. Es entonces cuando la relación de fidelidad se tambalea. El uso de los chatbots te ofrece varias soluciones o alternativas para evitar esta situación: para empezar, funcionan las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Esto quiere decir que no te van a fallar nunca, pues siempre van a estar dispuestos para dar una respuesta. Además, al ser mecanismos de IA, pueden ir aprendiendo de conversaciones previas con otros clientes, por lo que sus respuestas se irán afinando y perfeccionando poco a poco. Además, esta herramienta no solo sirve para despejar dudas. También puede ayudar a los clientes a realizar compras, atendiendo a sus patrones habituales, y orientarlos para futuras adquisiciones.

Mejorar el contenido dinámico

Imagina que un cliente habitual entra en tu web. Si tienes una página dinámica, resultará interesante introducir un componente de IA para reconfigurar tu comunicación, tus artículos y los productos que enseñas, para que el cliente en cuestión se vea atraído por ellos. Es decir: si alguien tiene un patrón de compra ante determinados productos se puede cambiar automáticamente el orden de los artículos publicados, para que todo aquello que tú muestras sea lo relacionado con el interés histórico del cliente. Sería algo así como hacer una pequeña web a medida de cada consumidor, siempre y cuando conozcas sus gustos. Además, la IA añadirá información de patrones similares de consumo hasta dar con el más indicado. Este solo es un ejemplo, pero todo el contenido que sea dinámico puede orientarse a cada cliente de forma automática. En definitiva, el chatbot es un recurso excepcional para servicios de atención al cliente y de orientación en la compra, pero también en el engagement o en la fidelización su utilidad es incuestionable. Aquí, como has podido ver, te quedan una serie de estrategias, medios u oportunidades que te ofrece la inteligencia artificial a la hora de funcionar como un sustento para ganarte la confianza de tu público y trabajar de una forma más orgánica y cómoda con ellos.